DA SOUL MAN Headline Animator

18 de mayo de 2016

...Una cita



Me citó a la una. Estaba excitado. Tuve que ingeniármelas para disponer de un par de horas sin riesgo; por fin iba a conocer personalmente a quien me estaba llevando al borde de la locura. El local era algo frio, imaginaba otro escenario para la ocasión pero ella había insistido; después de casi tres semanas de furtivas conversaciones por el chat sabía que podía ser muy persuasiva. Pedí una cerveza y entonces recibí un mensaje. Era de ella. Se disculpó por el ligero retraso, que eligiera el almuerzo.. y que me quería. Yo sentía una pasión desconocida. La incertidumbre me atormentaba. Quería a mi mujer y ella lo sabía. Quizás habíamos llegado demasiado lejos. Quien lo sabe, cual es la medida, y cómo se mide, tres semanas puede ser mucho tiempo si se vive intensamente, con pasión, las teorías sobre ese punto quedan tan desnudas.. y hay que tomar decisiones, sopesarlo. Mi decisión entraba en proceso de maduración, y debía contrastarla con ella. De repente la vi entrar y quise entrar en razón con mis propios pensamientos. Sabía que era ella, no sé cómo lo supe, simplemente lo supe. Me buscó con la mirada y la encontró. Ya lo creo que la encontró. Me desarmó completamente. Durante los primeros minutos no dijimos nada, solo nos observábamos. Después charlamos de forma algo descompasada y entonces entendimos que la situación se tornaba extraña pues nada surgía. Pagué la comida y nos marchamos, quedamos en escribirnos por el chat a medianoche, como siempre desde las últimas tres semanas, en nuestro espacio, donde empezó todo, el lugar que dejó de ser un medio para convertirse en protagonista absoluto de los hechos, de nuestras confidencias, de nuestras revelaciones.