DA SOUL MAN Headline Animator

20 de mayo de 2016

...LECCIÓN DE ALEMÁN


SIPNOSIS


Siggi Jepsen es un joven que se encuentra ingresado en un reformatorio. Como castigo, tiene que escribir una redacción en el que el tema ha de versar sobre “La alegría del deber”. Este ejercicio se extenderá más allá de lo que se espera, por voluntad propia. En él, Siggi, se remontará a su niñez, que se desarrolló durante la segunda guerra mundial, en un pueblo al norte de Alemania.


Siegfried Lenz
1926, Ełk, Polonia
2014, Hamburg, Alemania





(En agradecimiento a B. Paulmann)




19 de mayo de 2016

...Bossa Beguine

Live at the Jazz Standard, June 16th, 2009. Marian Petrescu (piano), Andreas berg (guitar), David Finck (bass), Mark McLean (drums).

...BENITO PÉREZ GALDÓS 1918



«Como usted ve, nada de esto merece que se le cuente al público; se lo digo por carecer de otras noticias de más valor, o porque las de verdadero interés son de un carácter privado y reservado, al menos por ahora y en algún tiempo».







...Continuous musiC




"One of the truly great experiences of life, where the soul seemed to transcend into an experience close to what the mystics described .... it is beautiful music, magnificently played ..."






Cloud no. 81 por Lubomyr Melnyk













18 de mayo de 2016

Humo

Y
hasta que
volvamos a mimarnos,
que de tus labios nazcan palabras de amor.


...Una cita



Me citó a la una. Estaba excitado. Tuve que ingeniármelas para disponer de un par de horas sin riesgo; por fin iba a conocer personalmente a quien me estaba llevando al borde de la locura. El local era algo frio, imaginaba otro escenario para la ocasión pero ella había insistido; después de casi tres semanas de furtivas conversaciones por el chat sabía que podía ser muy persuasiva. Pedí una cerveza y entonces recibí un mensaje. Era de ella. Se disculpó por el ligero retraso, que eligiera el almuerzo.. y que me quería. Yo sentía una pasión desconocida. La incertidumbre me atormentaba. Quería a mi mujer y ella lo sabía. Quizás habíamos llegado demasiado lejos. Quien lo sabe, cual es la medida, y cómo se mide, tres semanas puede ser mucho tiempo si se vive intensamente, con pasión, las teorías sobre ese punto quedan tan desnudas.. y hay que tomar decisiones, sopesarlo. Mi decisión entraba en proceso de maduración, y debía contrastarla con ella. De repente la vi entrar y quise entrar en razón con mis propios pensamientos. Sabía que era ella, no sé cómo lo supe, simplemente lo supe. Me buscó con la mirada y la encontró. Ya lo creo que la encontró. Me desarmó completamente. Durante los primeros minutos no dijimos nada, solo nos observábamos. Después charlamos de forma algo descompasada y entonces entendimos que la situación se tornaba extraña pues nada surgía. Pagué la comida y nos marchamos, quedamos en escribirnos por el chat a medianoche, como siempre desde las últimas tres semanas, en nuestro espacio, donde empezó todo, el lugar que dejó de ser un medio para convertirse en protagonista absoluto de los hechos, de nuestras confidencias, de nuestras revelaciones.



...DESALIENTO


La luz nueva penetró por la única ventana del apartamento mostrando el apagado cigarrillo enredado entre sus finos y temblorosos dedos mientras el viento de Miles hacía rato que dejó de girar en el estéreo. Alice se había quedado dormida después de una noche infame, el plan se fue al traste sin más, sin culpables ni rencores, una decepción más en la mochila de las tristezas, y siempre los mismos argumentos para justificarse ante su conciencia. El delgado cuerpo de bailarina de Alice quedaba enredado del mismo modo  entre las arrugadas sábanas, inmóvil, casi inerte, entretanto, la ciudad despertaba al otro lado, tan cerca y tan lejos, tan accesible como violenta, tan sugerente como despectiva hacia los inadaptados como ella. El  regreso a Port Arthur, Texas presentaba evidencias, presagiaba su proximidad más de lo esperado, pero ahora solo quería dormir, no pensar pues no era el momento, demasiado alcohol en las venas para mortificarse gratuitamente. La octava planta del 52 de la calle 8 oeste de Nueva York, en Greenwitch Village, se había convertido en una celda durante las últimas semanas. Nick se encargó de todo el asunto con el alquiler,  las últimas clases de danza antes del verano eran las peores y debía estar concentrada para las pruebas calificadoras, pero eso tampoco ahora  importaba, Nick desapareció de su vida como por arte de magia y, sin rastro de él durante los dos últimos días, el monólogo nocturno terminó con el desmembramiento mental al que contribuyen mil cigarrillos y una botella de vodka.
Cortinas corridas que dejaron ver las estrellas del cielo americano hacía pocas horas, pasaron a delatar el polvo acumulado sobre los viejos muebles baratos de aquel cuadrilátero unipersonal.
Conoció a Nick en Queens, en una de esas barbacoas de domingo que organizan los agentes de policía, Christine le pidió que la acompañase, y simplemente se dejó llevar a modo de distracción, y entonces apareció el sargento Nicholas Turner con su irresistible presencia. Habían pasado casi cinco meses de aquello, cinco meses en los que todas las situaciones posibles tuvieron cabida, no fue un romance, ni siquiera un flirteo: un despropósito en toda regla.
Las sirenas de la urgencia penetraban a través de los cristales. Tan incesante estruendo hizo que Alice se revolviera  sobre sí buscando el inútil acomodo de su incipiente malestar, pensó dos veces en adoptar la verticalidad dignamente, el vano intento  de vivir lo que  suponía un triste inicio de un fin de semana; aquel jueves pasado era un lastre demasiado pesado, consecuencias, inclinaciones suicidas en cada trago, cada calada, cada nota del Jazz, cada estrella fugaz, cada flash de Nick en su mente.

El sol iluminaba desde lo más alto el edificio 52 de Greenwitch Village, la actividad de la calle 8 comenzaba a ser incesante, frenética. Nick Turner había recibido un aviso por radio minutos antes de dirigirse a almorzar en compañía de Benny,  compañero de patrulla aquella semana:
“Mujer caucásica de entre 25 y 30 años, área Greenwitch, posible 10-56, acordonen zona a la altura del 52 de la calle 8”.
Tras días de incesante lluvia, una emergente luminosidad se apoderaba de un apartamento vacío, el humo de los vehículos que se iban aproximando al  cuerpo sin vida pegado al asfalto de Alice Shilton escalaba ocho plantas penetrando a través del único ventanal, ahora sin cristal que impidiese discernir entre lo pasado y el presente de un alma torturada de pasión, mientras las primeras notas de Miles, se erigían en el improvisado réquiem del desaliento.















...Don't explain





DON'T EXPLAIN
(Billy Holiday / Arthur Herzog Jr.)

Ahora calla
no expliques
no hay nada que ganar
doy gracias por tu regreso
No expliques

Calla, no expliques
no hay nada que ganar
omite el lápiz de tus labios
no expliques

Sabes que te amo
y lo que el amor supera
todos mis pensamientos
son para ti
porque soy completamente tuya

No quiero escuchar
a los amigos parlotear
porque te conozco
bien o mal no importa

Cuando estas conmigo
mi amor..

Calla ahora, no expliques
no hay nada que ganar
solo doy gracias
por tu regreso
No expliques