DA SOUL MAN Headline Animator

17 de mayo de 2012

¿Crisis...what crisis?

Cuando el gobierno de Zapatero aún no admitía la realidad presente, en muchos hogares los recortes domesticos secundarios de las familias dieron paso a los de primera necesidad en un breve espacio de tiempo. Ellos seguían echando carbón a la locomotora de un tren que venía descarrilando desde el último vagón.
Quizás en ese momento surgió un brote de excepticismo que pasó a desconfianza hacia una clase política que merodeaba por los senderos del populismo.
El llamado mileurista no llegaba a mediados de mes, pero tenía su credit card y la promesa de un aumento se sueldo. Ok.
Entonces se vió de lejos el Tsunami. Reunión familiar.-Mira cariño, prescindimos de la asistenta, el gimnasio, la tv de pago, y alguna que otra poliza absurda. Ok
Despues llegó el momento de dehacerse del 2° vehículo, evitar cenar fuera, calcular extremadente el gasto de las vacaciones, dado el caso y empezar a probar las marcas blancas del hiper.
Hasta ahi, puro razonamiento de lógica. La felicidad seguía siendo la reina de la casa, incluso en mayor medida, tratandose de una "austeridad pasajera".
El verdadero punto de inflexión llegó cuando a uno de los conyuges le afectó el E.R.E de su pagador. Nervios y tensión presidían cada noche la mesa de la cocina, valorando nuevas medidas económicas.-¡Dejamos de fumar!- Las cuentas salian, al menos momentáneamente.
Los pequeños ahorros dieron cuenta de la deuda/visa y descubrieron lo que les costaba ese recurso.
Ante la nueva situación, se decidió alquilar una habitación de la casa para sufragar parte de su hipoteca de 40 años.
Cuando los gastos extras se redujeron a cero y no había nada más a lo que meterle mano, llegó el momento:
-Se suprimió la envidia que llegó con el Estado de Bienestar.
-Se evitó la crítica/cotilleo del entorno queriendo ayudar en la medida de lo posible.
-Se decidió salir a la calle para protestar por los continuos casos de corrupción política sacados a la luz.
La decisión de reivindicarse hizo que la aletargada ciudadanía sintiera que pertenece verdaderamente a un Pais y no a un guetto creado por Las Potencias Económicas Privadas.
¿Qué legado social e histórico dejaremos a nuestros hijos?
Pero cuidado, esa pregunta ha sido pronunciada en la gestación de muchos conflictos bélicos.