DA SOUL MAN Headline Animator

9 de enero de 2017




Soy la respiración de tu piel 
el terciopelo alrededor de tu cuerpo 
Soy el beso en tu cuello 
el brillo de tus pestañas 

Soy la plenitud de tu pelo 
el contorno de tus ojos 
la huella de tus dedos 
la sangre en tus venas 
fluyo a través de tus latidos

No importa qué rápido corras 
qué tan lejos llegues 
me llevas contigo
cualquier lugar
cualquier cosa que hagas 
Soy una parte de ti 


Soy el sueño no vivido 
el deseo que te persigue 
soy el dolor entre tus piernas 
el grito en tu cabeza 

Soy el silencio
el miedo en tu alma 
Soy la mentira
la pérdida de tu dignidad 
Soy el desmayo
la ira en tu cabeza 
Soy el vacío
en el que un día te convertirás 
No importa que rápido corras 

Soy una parte de ti

Lacrimosa


28 de octubre de 2016

... Octubre

Y sonó la alarma. Pero fue el modo inconsciente de un pensamiento lo que perturbó mi sueño. Un grillo rezagado me regaló sus últimos compases poco antes del alba, entonces quise ver una imagen a través del cristal, un rostro, una figura tal vez, la silueta que mi propia imaginación estaba componiendo entre la oscuridad de la habitación y el recuerdo de una mujer por descubrir. Apenas acerté tanteando la mesilla y la melodía dejó de sonar, mi mano regresó al calor de las sábanas queriendo contar a cualquier extremidad de mi cuerpo su fría experiencia unos centímetros más allá de los límites de la cama. Fue entonces cuando abrí mis ojos, entornados hacia la ventana cubierta de vaho. Unas gotas de lluvia golpearon el vidrio salpicando formas sin cadencia alguna. Por lo demás,  sólo el silencio.
A lo lejos, la falda de la montaña. Las  luces de otras noches permanecían, al abrigo de una carretera que se perdía en el horizonte. No me levanté. Saboreaba el momento que necesitaba días atrás. De repente algo rozó mi espalda, parecía orgánico, un roce familiar y a la vez extraño. Me giré, y no vi nada. Al cabo volvió a suceder pero esta vez quedé inmóvil, esperando. Ahora era un fino roce el que dibujaba signos, quizá palabras, no tengo certeza excepto que ese contacto se multiplicó por cinco, después por diez, era como un iceberg. Sentí algo sobrenatural cuando otro roce recorrió desde el talón hasta la corva con lentitud, noté un pálpito en el gemelo, apreté mis ojos con fuerza, la sensación llegó a provocarme de tal modo que no conseguía procesar en mi cerebro un estímulo  desbordando todo pensamiento, todo intento de rebelión, la suavidad se ramificaba, engullía mi cuerpo lentamente quedando desposeído de él, rendido y sumiso.
Entré pues, en estado de somnolencia, retozando entre suspiros; un martes cualquiera sin ser este habría de subestimar la experiencia, este martes pertenecía al lunes como una prolongación de los hechos. Fue así como di vida a sus palabras, a sus intenciones, a todas las sugerencias camufladas en escritos, podía tocar las letras que dibujaban jeroglíficos en mi vientre.. paradas en los labios, lascivas en cada rincón de dos pieles, la frágil respiración mezclaba el sonido de la lluvia y el lamento del pecado, no supe hasta entonces lo que era desafiar a la imaginación.
De ese modo fue como pasé mi primera noche en el nuevo apartamento alquilado, un pequeño bloque de seis viviendas al norte de la ciudad perdida, el lugar que elegimos para empezar una vida alejándonos del pasado. El tiempo no espera a nadie, eso es un hecho. Una tras otra, las noches se sucedían en batallas frente al destino. Cuatro paredes de un dormitorio encarcelando mis deseos. Ella seguía allí, como el día que fuimos a ver el piso, le encantó. Quedaba cerca del taller y estaba bien comunicado. Y seguía allí. No quería dejarme sólo.

24 de agosto de 2016

... hay


Hay destinos
donde lo que carece de temblor no es sólido.

Hay amores
en los que el mundo no te basta, falta un pasito.

Hay placeres
en los que te castigas por el arte, pues el arte es pecado.

Hay momentos de mutismo
en que la boca de la mujer hace pensar que el pudor es sólo cuestión de sexo.

Hay cabellos teñidos por un meteoro
donde es el diablo quien hace la raya.

Hay soledades
en las que miras sólo con un ojo y miras sólo sal.

Hay momentos de frío
en los que estrangulas palomas y te calientas con sus alas.

Hay momentos de gravedad
en los que sientes que has caído ya entre los que caen.

Hay silencios
que debes expresarlos tú, ¡precisamente tú!



Vladimír Holan

Traducción de Clara Janés

Praga, 1905 - 1980




23 de agosto de 2016

... la Sombra




-Pues entonces todo está explicado -dije yo-. Preocupose usted con aquel hombre, tuvo celos, pensó en eso noche y día, y ese pensamiento fue dominándole hasta el punto de ocupar todo su espíritu: la continua fijeza del pensamiento en una idea dio gran vuelo a su fantasía, debilitáronse sus fuerzas corporales con el predominio absoluto del espíritu, y de aquí ese estado morboso que lo mortificó tanto. Eso, aunque raro, pasa todos los días. Los místicos que han hablado de sus visiones con tanta fe, creyendo que han conversado con Jesús y la Virgen, son prueba de ese estado patológico que da preponderancia inmensa a la imaginación sobre todas las facultades.









18 de agosto de 2016

... Lorca



Es referirse a él, y sentirse abrumado

Es hablar sobre él y caer derrotado

Entrar en él, y morir despedazado

Leer su verso y no mirar a otro lado,

comprender su universo..

Es tener a Lorca

y vivir en su pasado.








80 años y Federico García Lorca

5 de Junio de 1898 Fuente Barqueros, Granada - España

19 de Agosto de 1936 Camino de Víznar a Alfacar, Granada - España










18 de julio de 2016

... vivir



"Un país que no lee es un país instalado en el miedo".



Hoy quiero dedicar unas líneas a la extraña sensación que sentimos cuando carecemos de libertad, a veces denostada por nosotros mismos, ese sentir que nos condena, que nos impide el libre pensamiento, y que lo llamamos miedo, temor. 

Como señalo en la frase primera, quisiera detallar algunos hechos sobre la cual me refiero, a modo de reflexión o estructura personal; debido a las percepciones diarias a las que nos sometemos, bien sea en el ámbito sentimental, laboral, o de cualquier otra índole, se nos presenta la posibilidad de crecer como personas racionales que en principio se nos presume, de aprender de los demás y de la vida misma, del entorno  y de ese otro mundo del que ahora más que nunca oímos hablar y del que en la mayoría de los casos desconocemos. A ese desconocimiento es al que voy a ir desgranando del modo más directo posible para ser yo mismo el primero que intente comprender a través de la lógica, sin paroxismos ni medias tintas.

Tengo para mí que hemos entrado de lleno en un momento crucial como raza perteneciente a una civilización de avances, pero al mismo tiempo, brota un retroceso general del que debemos huir inmediatamente si no queremos hundir el futuro de quienes han de heredar nuestros actos. El hombre ha descubierto algo temible, una herramienta para la que no está preparado y que trata de digerir embrollado en la dificultad. Es evidente plasmar tal descubrimiento tecnológico, y este no es otro que Internet, en intereses puramente bursátiles, dejando así en el camino un reguero de voraces consumidores sin la formación necesaria pero útiles financiadores de un fin aún por dilucidar.

Tal desconocimiento nos hará quedarnos en el camino, y es por eso que la ignorancia en la que nos vemos inmersos es proporcional a la creciente ola de información que nos asalta cada día como producto de inmediato consumo. Este hecho nos aísla, nos aparta incluso de nosotros mismos como individuos, nos impide pensar en definitiva.

Pero dejemos de lado por un momento la velocidad de nuestro tiempo y centrémonos en la verdadera libertad que aún poseemos, la libertad para ser esclavos en tiempos de libertinaje creado y olvido del pasado o bien la libertad para ejercerla sin temor con nuestros semejantes, la de dar sin esperar nada a cambio. A mi modo de ver, entiendo como harto difícil lo segundo si no tratamos de entender el sentido de nuestra existencia, esa filosofía que ha de estar en cada detalle y que pasamos por alto. Existe el miedo a que nos dañen sin saber del daño que nos hacemos con tanto miedo, huimos de su proximidad con recelo, por la desconfianza a la que nos lleva la ignorancia, como el niño que quita la vida a un insecto por presunción, por el equivocado instinto de supervivencia, a causa del intelecto aún por desarrollar, y lamentablemente extrapolado a los adultos poco interesados en el conocimiento de las cosas.

Es indudable que el paso de los años nos convierte en quienes quizás nunca hubiésemos sospechado como también existen personas hechas a sí mismas, y estas son quienes calan cuando tenemos la fortuna de conocer, son quienes realmente nos aportan, porque se han enfrentado a sus demonios y los han vencido, porque desde su libertad nos muestran el camino en ocasiones sin pretenderlo, simplemente actuando con serenidad ante las circunstancias  sin otra dirección que la de su propio carácter, y ese proceder fortalecerá una vez más sus ideales por más irrelevantes que puedan parecer.


Tememos, eso es real, y en la mayoría de las veces más de la vida que del final de esta, tenemos ser ignorados, tememos ser elocuentes, tememos ser observados, víctimas del odio ajeno o incluso del propio, tememos perder lo logrado, conocer misterios, revelar secretos, tememos decir nuestra verdad y tememos escuchar la de los demás, tememos explorar territorios, nos aterra descubrir nuevos caminos.. sin embargo negamos tales evidencias sumando a nuestro orgullo otra gota más de profundo pesar.

(Continuará)








8 de julio de 2016

... down UNDER



Viajando en una combie achicharrada 
En un sendero Hippie, completamente lleno de zombies 
Conocí a una mujer extraña, me puso nervioso 
Me alojó y me dio de desayunar 
Y dijo:

“¿Vienes de la tierra de Australia? 
Donde las mujeres resplandecen y los hombres saquean 
¿No puedes escuchar el trueno? 
Será mejor que corras, es mejor que te refugies” 

Comprando pan a un hombre en Bruselas 
Medía seis pies de alto y lleno de músculos 
Yo dije: “¿Hablas en mi idioma?” 
El solo sonrió y me dio un sándwich vegetariano 
Y dijo:

“Yo vengo de la tierra de Australia 
Donde la cerveza fluye y los hombres hablan entre dientes 
¿No puedes escuchar el trueno? 
Será mejor que corras, es mejor que te refugies” 

Acostado en una guarida en Bombay 
Con una quijada floja y sin mucho que decir 
Le dije al hombre:
“¿Estas tratando tentarme? 
Porque yo vengo de la tierra de la abundancia” 
Y dijo 

“¡Oh!, ¿Vienes de la tierra de Australia? 
¿Donde las mujeres brillan y los hombres saquean? 
¿No puedes escuchar el trueno? 
Será mejor que corras, es mejor que te refugies”.



3 de julio de 2016

... diario de nadie








Si espero un segundo más
Sé que olvidaré a que vine.
Mi cabeza estaba tan llena de cosas por decir

Pero mientras abro mis labios
Mis palabras se desvanecen y de cualquier forma
No puedo creer que quieras terminar

Y llevar tu vida a otro escenario
Puedes cambiar el capítulo
Puedes cambiar el libro

Pero la historia sigue igual si la observas bien
Por los momentos que pasamos, no quiero ser
Una página en tu diario.
Por lo bueno, lo malo, no quiero ver
Una página en tu diario
Por la felicidad y la tristeza
No quiero ser otra página en tu diario.
Quizá si te abrazo, pueda ganar otra vez

Podría tomar tu mano, hablaríamos y quizá entonces
Esa mirada en tus ojos
Que siempre reconozco

Me diría que todo va a estar bien.
Que serás mía por mucho tiempo.

Por los momentos que pasamos, no quiero ser
Una página en tu diario.




20 de junio de 2016

J.J. Millás - Agosto 2012 artículo de El País



Si lo hemos entendido bien, y no era fácil porque somos un poco bobos,
la economía financiera es a la economía real lo que el señor feudal al
siervo, lo que el amo al esclavo, lo que la metrópoli a la colonia, lo
que el capitalista manchesteriano al obrero sobreexplotado. La
economía financiera es el enemigo de clase de la economía real, con la
que juega como un cerdo occidental con el cuerpo de un niño en un
burdel asiático. Ese cerdo hijo de puta puede hacer, por ejemplo, que
tu producción de trigo se aprecie o se deprecie dos años antes de que
la hayas sembrado. En efecto, puede comprarte, y sin que tú te enteres
de la operación, una cosecha inexistente y vendérsela a un tercero que
se la venderá a un cuarto y este a un quinto y puede conseguir, según
sus intereses, que a lo largo de ese proceso delirante el precio de
ese trigo quimérico se dispare o se hunda sin que tú ganes más si
sube, aunque te irás a la mierda si baja. Si baja demasiado, quizá no
te compense sembrarlo, pero habrás quedado endeudado sin comerlo ni
beberlo para el resto de tu vida, quizá vayas a la cárcel o a la horca
por ello, depende de la zona geográfica en la que hayas caído, aunque
no hay ninguna segura. De eso trata la economía financiera.

Estamos hablando, para ejemplificar, de la cosecha de un individuo,
pero lo que el cerdo hijo de puta compra por lo general es un país
entero y a precio de risa, un país con todos sus ciudadanos dentro,
digamos que con gente real que se levanta realmente a las seis de
mañana y se acuesta de verdad a las doce de la noche. Un país que
desde la perspectiva del terrorista financiero no es más que un
tablero de juegos reunidos en el que un conjunto de Clicks de Famóbil
se mueve de un lado a otro como se mueven las fichas por el juego de
la Oca.

La primera operación que efectúa el terrorista financiero sobre su
víctima es la del terrorista convencional, el del tiro en la nuca. Es
decir, la desprovee del carácter de persona, la cosifica. Una vez
convertida en cosa, importa poco si tiene hijos o padres, si se ha
levantado con unas décimas de fiebre, si se encuentra en un proceso de
divorcio o si no ha dormido porque está preparando unas oposiciones.
Nada de eso cuenta para la economía financiera ni para el terrorista
económico que acaba de colocar su dedo en el mapa, sobre un país,
este, da lo mismo, y dice "compro" o dice "vendo" con la impunidad con
la que el que juega al Monopoly compra o vende propiedades
inmobiliarias de mentira.

Cuando el terrorista financiero compra o vende, convierte en irreal el
trabajo genuino de miles o millones de personas que antes de ir al
tajo han dejado en una guardería estatal, donde todavía las haya, a
sus hijos, productos de consumo también, los hijos, de ese ejército de
cabrones protegidos por los gobiernos de medio mundo, pero
sobreprotegidos desde luego por esa cosa que venimos llamando Europa o Unión Europea o, en términos más simples, Alemania, a cuyas arcas se desvían hoy, ahora, en el momento mismo en el que usted lee estas líneas, miles de millones de euros que estaban en las nuestras.

Y se desvían no en un movimiento racional ni justo ni legítimo, se
desvían en un movimiento especulativo alentado por Merkel con la
complicidad de todos los gobiernos de la llamada zona euro. Usted y
yo, con nuestras décimas de fiebre, con nuestros hijos sin guardería o
sin trabajo, con nuestro padre enfermo y sin ayudas para la
dependencia, con nuestros sufrimientos morales o nuestros gozos
sentimentales, usted y yo ya hemos sido cosificados por Draghi, por
Lagarde, por Merkel, ya no poseemos las cualidades humanas que nos
hacen dignos de la empatía de nuestros congéneres. Ya somos mera
mercancía a la que se puede expulsar de la residencia de ancianos, del
hospital, de la escuela pública, hemos devenido en algo despreciable,
como ese pobre tipo al que el terrorista por antonomasia está a punto
de dar un tiro en la nuca en nombre de Dios o de la patria.

A usted y a mí nos están colocando en los bajos del tren una bomba
diaria llamada prima de riesgo, por ejemplo, o intereses a siete años,
en el nombre de la economía financiera. Vamos a reventón diario, a
masacre diaria y hay autores materiales de esa colocación y
responsables intelectuales de esas acciones terroristas que quedan
impunes entre otras cosas porque los terroristas se presentan a las
elecciones y hasta las ganan y porque hay detrás de ellos importantes
grupos mediáticos que dan legitimidad a los movimientos especulativos
de los que somos víctimas.

La economía financiera, si vamos entendiéndolo, significa que el que
te compró aquella cosecha inexistente era un cabrón con los papeles en
regla. ¿Tenías tú libertad para no vendérsela? De ninguna manera. Se
la habría comprado a tu vecino o al vecino de tu vecino. La actividad
principal de la economía financiera consiste en alterar el precio de
las cosas, delito prohibido cuando se da a pequeña escala, pero
alentado por las autoridades cuando sus magnitudes se salen de los
gráficos.

Aquí están alterando el precio de nuestras vidas cada día sin que
nadie le ponga remedio, es más, enviando a las fuerzas del orden
contra quienes tratan de hacerlo. Y vive Dios que las fuerzas del
orden se emplean a fondo en la protección de ese hijo de puta que le
vendió a usted, por medio de una estafa autorizada, un producto
financiero, es decir, un objeto irreal en el que usted invirtió a lo
mejor los ahorros reales de toda su vida. Le vendió humo el muy cerdo
amparado por las leyes del Estado que son ya las leyes de la economía
financiera, puesto que están a su servicio.

En la economía real, para que una lechuga nazca hay que sembrarla y
cuidarla y darle el tiempo preciso para que se desarrolle. Luego hay
que recolectarla, claro, y envasarla y distribuirla y facturarla a 30,
60 o 90 días. Una cantidad enorme de tiempo y de energías para obtener
unos céntimos, que dividirás con el Estado, a través de los impuestos,
para costear los servicios comunes que ahora nos están reduciendo
porque la economía financiera ha dado un traspié y hay que sacarla del
bache. La economía financiera no se conforma con la plusvalía del
capitalismo clásico, necesita también de nuestra sangre y en ello
está, por eso juega con nuestra sanidad pública y con nuestra
enseñanza y con nuestra justicia al modo en que un terrorista enfermo,
valga la redundancia, juega metiendo el cañón de su pistola por el
culo de su secuestrado.

Llevan ya cuatro años metiéndonos por el culo ese cañón. Y con la

complicidad de los nuestros.

1 de junio de 2016

...Viaje al fin de la noche















"Fui a reunirme con Molly y le conté todo. Para ocultarme la pena que le causaba hizo muchos esfuerzos, pero no era difícil ver, de todos modos, que sufría. Ahora la besaba yo más a menudo, pero la suya era una pena profunda, más auténtica que la nuestra, porque nosotros más bien tenemos la costumbre de exagerarla. Las americanas, al contrario. No nos atrevemos a comprender, a admitirla. Es un poco humillante, pero, aún así, es pena sin duda, no es orgullo, no son celos tampoco, ni escenas, solo la pena de verdad del corazón y no nos queda más remedio que reconocer que todo eso no existe en nuestro interior, que para el placer de sentir pena estamos secos. Nos da vergüenza no ser más ricos del corazón y de todo y también haber juzgado, de todos modos, a la humanidad más vil de lo que en el fondo es."

Louis-Ferdinand Céline


Viaje al fin de la noche, [1932]












24 de mayo de 2016

...El ruido y la furia










                             

                             1914-18  - Documental

    Un siglo de la Gran Guerra: El ruido y la furia


Más de diez millones de muertos y, veintitrés millones de heridos, es decir, la mitad de los setenta millones movilizados, es el resultado de la Gran Guerra. Este documental trata de explicar lo inexplicable: cómo decenas de millones de hombres sufrieron la dureza de vivir en las trincheras, zanjas que se convirtieron en el frente del combate durante 4 años, temporada tras temporada, día tras día, noche tras noche. A través del testimonio en primera persona de un soldado francés nos acercamos al sufrimiento del soldado de a pie y a los combates más feroces, como las batallas de Verdún y Somme.







A través de la voz de un joven soldado francés, este magistral documental nos cuenta de forma detallada y extendida el horror y la barbarie que se cernió sobre Europa y el resto del mundo entre 1914 y 1918, en la que entonces fue conocida como la Gran Guerra. Poco más de un siglo después, las imágenes del traumático conflicto aún resultan estremecedoras y nos muestran el lado más amargo del ser humano y su recorrido histórico. Una excelente obra de visionado más que recomendable la que nos ofrece Jean-François Delassus.







https://descubrirlahistoria.es/2015/09/un-siglo-de-la-gran-guerra-el-ruido-y-la-furia/









23 de mayo de 2016

... Thank you



Si el sol se rehusara a brillar

yo seguiría amándote.

Cuando las montañas se desmoronen en el mar,

ahí seguiremos tú y to.


Mujer maravillosa, te doy todo de mí.

Mujer maravillosa, nada más.


Pequeñas gotas de lluvia susurran el dolor,

lágrimas de amores perdidos en el tiempo.

Mi amor es fuerte,

contigo no existe el error.

Juntos estaremos hasta la muerte.

Mi, mi, mi

inspiración, es lo que tú eres.

Inspiración, mira, ¿lo ves?.


Y así sonríe hoy mi mundo.

Tu mano con la mía, caminamos por kilómetros.

Gracias a ti se logrará,

porque tú eres la única para mí.

Felicidad, no habrá por qué estar triste.

Felicidad, estoy feliz.


Si el sol se rehusara a brillar

yo seguiría amándote.

Cuando las montañas se desmoronen en el mar,

ahí seguiremos tú y yo.














NOTA

"Thank You" es el cuarto tema del disco Led Zeppelin II del grupo Led Zeppelin, escrito por Robert Plant y Jimi Page y editado en el año 1969. Es una balada lenta que marcó una implicación más profunda de Plant en la composición de canciones, siendo ésta la primera canción cuya letra fue escrita íntegramente Robert Plant. Esta fue dedicada a su esposa de ese entonce Maureen Wilson, como homenaje por todo lo que esta mujer daba en su vida.